20/6/10

A dormir (Forever)

Esta mañana de domingo, que en Guadalajara es nublada, todos los escritores hispanoamericanos de renombre (especialmente los mayores de cincuenta años) realizan un acto, ya sea creador o de alimento visual -leen o escriben- algún libro, observan una ventana, descansan en la cama, todos temiendo lo mismo. Es bien sabido que la muerte categórica se da en tríadas, es decir, cuando mueren dos personajes del mismo ramo en poco tiempo, siempre habrá un tercero. Para muchos esto es mito o leyenda, incluso simple fantasía, pero esto implica un mayor problema pues muchos de ellos han convertido la fantasía en la propia realidad, aunque para muchos no cualquier ficción sea fantasía. Puede que sea ese motivo el que halla provocado que en dos días consecutivos hallan muerto dos grandes figuras de la literatura contemporánea. Los restantes del grupo ahora temen incluso pensar demasiado, quién sabe y la causa de muerte halla sido un descubrimiento fatal, una realidad inventada de mucha importancia en nuestro plano de carne y hueso, no letra y espacio, la cuál al ser descubierta matará a cualquier conocedor incauto.

Quizás sea eso, o tan sólo sea que escribir sobre complots y secretos ocultos ya es muy cliché.

Slds
Att
Mats

2 comentarios:

Miguel Angel dijo...

Aunque no cumplo ni los 40, pero ya estoy temblando... No vaya a ser yo el tercero

RickBloggea dijo...

Uy, no escribiré nada en estos días, no vaya siendo.
,