19/11/10

Motivos a la acción

El título de mi blog... la verdad no estoy seguro de cómo surgió, hacen ya dos años de que nació y hoy no lo recuerdo con exactitud. Lo que sí sé es que gracias a la maravillosa magia del destino y el orden de las cosas, una gran parte de mi aprendizaje ha logrado que hoy esa frase "Estás en medio de un sueño ¡Despierta!" tenga un sentido más claro. Hoy creo que la vida es un sueño, nada más que eso, una ilusión, que puede ser lúcida y conciente o inconciente; podemos elegir dejarnos llevar, no hacernos dueños y responsables de nuestro propio sueño y a ver en qué nivel de la comodidad nos quedamos. Por otro lado podemos hacernos concientes, darnos cuenta de que es un sueño, hacerlo lúcido, entender que al ser todo una imagen proyectada desde nuestro propio interior, podemos hacer algo al respecto, entonces nos hacemos responsables y vivimos. Es un poco paradójico, pues al tomar responsabilidad y hacer conciencia... de pronto nada tiene por que afectarnos, a fin de cuentas es todo un sueño, una irreal realidad, y mientras no nos damos cuenta de eso todo puede parecernos una señal más del apocalipsis cercano.

Ya hemos dado pasos, existen personas y grupos como MTA, existen organizaciones, ideas, pensamientos, no es difícil. Quizás el primer paso es decir "Qué gusto me da ser México"

Mats

Pero cuando somos concientes y nos importa (y nos vale al mismo tiempo) es cuando tomamos en nuestras manos el cetro de la sabiduría en las manos y logramos fulminar cualquier pared que se nos ponga enfrente. De pronto el gran bloque de hierro que nos impedía el paso se convierte en un cubo de gelatina bastante sencillo de atravesar. El chiste es decidir correr, "voy derecho y no me quito", para romper con barreras, físicas y mentales, ideales viejos y en México es de gran utilidad. Creer que México es un país, creer que el campo tiene futuro, que la gente de bajos recursos puede crecer y desarrollarse y que las personas podemos sentirnos iguales y plenos al convivir, es todo un logro, es el primer paso y quizá el más importante. Es por eso que me da gusto encontrar movimientos con tendencia a un adelante más adelante que el de los demás pero que busca jalarnos a todos: México Tierra de Amaranto.

Ubicado en Querétaro, en la población de Tlacote el Alto, México Tierra de Amaranto es una organización que busca impulsar el uso del amaranto al nivel más expansivo posible, pues esta planta posee propiedades nutricionales magníficas, así como una gran facilidad de ser plantada, cocinada y aprovechada al cien por ciento, por lo que su uso dentro de poblaciones o comunidades rurales con poca capacidad adquisitiva puede ser una catapulta tanto a un nivel micro en el que la familia prepare su propio alimento para consumo personal, como en un nivel macro, en el que se pueden abrir pequeñas empresas como tortillerías, panaderías, dulcerías, etc... todo esto basado en el amaranto. En MTA enseñan a la gente a cultivar, a cocinar, a cuidar y amar la planta como un regalo de la madre tierra para todas las personas, pero el transfondo es lo que a mí me impresiona.

Desde lejos puede sonar como algo muy bonito, pero una vez que entras a la hacienda donde se llevan acabo los talleres, te das cuenta que no sólo es bonito sino que es una de las experiencias que definen el adjetivo "humano" y "bello". Hace aproximadamente un mes, visité Querétaro para grabar un video institucional para esta asociación, y quedé eternamente agradecido con la experiencia de visitar ese lugar, dormir ahí y convivir con las personas que conocí. Más allá de ser una serie de talleres prácticos, México Tierra de Amaranto reproduce la idea de que Somos Uno, de que México es tierra fértil, de que los lazos de amor no nacen, sólo existen y tenemos que hacernos concientes de ellos.

Muchas veces al notar la carencia de bienes materiales surge un acelere por mejorar la economía, sacar más lana, sacar empleos de las mangas, y más etecés, pero nos olvidamos de la causa previa; toda falla viene de una carencia, mientras esa carencia no sea sanada la falla seguirá ocurriendo una y otra vez. Es igual con lo físico, los problemas económicos no siempre se fundamentan en una mala administración, sino también en el estado emocional de los administradores, en su moral, en su manera de ver la vida. La crisis económica antes fue una crisis intelectual, cultural, llena de momentos obscuros en lo "micro" de la sociedad, una ignorancia conciente de la unión y la cultura para darle un rato de reino al ego, pero ahora la sociedad nos exige algo distinto. Si queremos alcanzar metas que muchos juzgan de cursis como son paz, amor, felicidad, tenemos que volver al centro, aceptar a México como un país grande y noble, quizás alejado de los cánones entendidos por países de "primer mundo", pero seamos sinceros, llevamos siglos intentando cumplir con esos cánones para aparentar ser grandes, y simplemente no van con México. Es momento de ignorar los cánones, dejar de aparentar ser grandes y creernos grandes a nosotros mismos.

2 comentarios:

Susy dijo...

como haces que todos tus días sean felices?

Anabel dijo...

Qué bonito Max, da gusto darse cuenta de lo que mucho que han crecido tus letras. Un beso